Podemos no puede gobernar

Cuando tu motivo de existir es acabar con el sistema, el sistema se defenderá alejándote del poder.

Han pasado muchos años ya de aquellas plazas llenas, de millones de personas saliendo a calle tras lemas cabecera como: “Democracia Real Ya”, “Juventud sin Futuro”; mientras, coreaban cosas como “Lo llaman democracia y no lo es” o “Que no nos representan”.

También han pasado ya unos años desde que apareció un partido que se colocó directamente como tercera fuerza política, tras las primeras elecciones a las que se presentó, juntando a los indignados, los descontentos y quienes buscaban un cambio. Aquellos quienes en diciembre de 2014 Vivian en una nube como primera fuerza en las encuestas y muy por delante en intención directa de voto, dejando muy claro su intención, de tomar el cielo (el poder) por asalto y poner fin a este “régimen caduco”.

A día de hoy, viendo la situación actual aun vemos de reojo aquella situación producida en 2015 donde con 5 millones de votos Podemos y sus confluencias (aun sin IU) amenazaba la posición hegemónica del PSOE. Un PSOE que busca recuperar su posición de fuerza buscaba un pacto con en su día “centrista” de Ciudadanos llegando a firmar un acuerdo programático y de coalición, en su objetivo de someter a la fuerza que se había atrevido a amenazar su posición, entrando en una teoría de juegas donde PSOE y Podemos, decidieron llegar hasta el final.

Lo que pasó después ya lo conocéis, la legislatura fallida y nuevas elecciones las elecciones de la sorpresa que pudo ser de “la remontada” donde IU se unía a PODEMOS en su objetivo por convertirse en la primera fuerza política. El PSOE negándose a buscar una alternativa de gobierno con Podemos y Nacionalistas en una agenda pública marcada por el desafío de Cataluña y la amenaza a su posición, terminando con la abstención al gobierno de Rajoy.

Si revisamos la opinión mediática “del sistema” encontraremos como ha habido una evolución del mensaje bajo un mismo significado: Podemos no puede, ni debe, gobernar:

  • En pleno alce en las encuestas en 2014 se empezó a difundir un mensaje, Podemos no tiene experiencia de gobierno no puede ponerse al frente de las instituciones pues acaba de nacer, ahora el argumento se mantiene, solo tienen 5 años de vida.
  • Radiografían muy bien la situación, pero las medidas no se pueden aplicar, las cosas no son tan fáciles, sus medidas son populistas. Da igual que esas mismas medidas las defienda el centro derecha europeo como Merkel, en la actualidad.
  • Irán-Venezuela-ETA, desde calificando con terroristas, inventando relaciones con ETA, pagando gente por testimonios sobre supuesta relación IRAN, fabricando documentos de pagos falsos de Venezuela. Todo pasado de puntillas sobre el ignorado Watergate español, resumido en ese “la que nos va a caer” fuera de cámara de cierto telediario de la segunda cadena privada de España.

Hace un año tras la moción de censura, el mensaje siguió y solo podía haber un gobierno del PSOE “gratis” al igual que lo que se intenta conseguir ahora. Y es que, si declaras al sistema como tu enemigo al responsable de formar gobierno como villano, debes esperar que te pongan trabas y te pasen factura.

Si en septiembre no hay gobierno todos los partidos tendrán parte de responsabilidad, (aquellos que su número de votos son decisivos), pues en política hay tantas opciones como uno tenga el valor de afrontar, independientemente del tablero político. Pero, bajo ninguna circunstancia debemos olvidar que en una democracia parlamentaria la principal responsabilidad radica en quien tiene el encargo de formar gobierno y si no está dispuesto a pagar el precio, en una democracia asentada debe asumir la responsabilidad de sus actos.

Deja un comentario