Las cosas no son por las palabras, sino las palabras por las cosas. De suerte que, si las cosas, fueran bien y convenientemente entendidas por las palabras, eso debería suceder gracias a aquellos que fueran capaces de exponer las cosas mismas a quienes vinieran a ellos. Y por eso sería suficiente servirse de ellas para dar a conocer a otros nuestros pensamientos, tal y como los conocemos.

Pieter Balling. Hei Lichi op dde Kandelaar, fragmentos de los epígrafes 1 y 7 del opúsculo (1662)

Entradas

El Poder Judicial nos ayuda a calcular el finiquito

El Consejo General del poder judicial pone a disposición una herramienta para calcular las indemnizaciones por extinción de contrato. Se acerca el verano, y con él, el fin de muchos contratos temporales, con su correspondiente finiquito. Tanto si eres empresario, como...

leer más

Hackear la política: Parte 1

La Vieja Política Desde hace 2 años hemos escuchado como los medios de comunicación, y algunos partidos, nos han hablado sobre nueva y vieja política, y al final, nos han sometido a un nivel de ruido que ha desdibujando el significado de ambos términos. Es por ello,...

leer más

El buen gobierno y el mal gobierno

El buen gobierno y el mal gobierno, características y diferencias. A raíz del estudio “World Bank” (1992) del Banco Mundial sobre la crisis y el crecimiento sostenido en el África Subsahariana y la importancia de “el buen gobierno” (good governance)  se populariza...

leer más

Las vacaciones en verano, el reto para Pymes y Autonomos

Las vacaciones en verano. Tanto si eres Freelance, como Autónomo o Pyme, las vacaciones suponen un reto, reto que se puede superar con estos consejos: Ya en junio abundan cada vez los anuncios de vacaciones, viajes caribeños, y las imágenes de playas llenas de gente...

leer más

Contacta

14 + 4 =