Las cosas no son por las palabras, sino las palabras por las cosas. De suerte que, si las cosas, fueran bien y convenientemente entendidas por las palabras, eso debería suceder gracias a aquellos que fueran capaces de exponer las cosas mismas a quienes vinieran a ellos. Y por eso sería suficiente servirse de ellas para dar a conocer a otros nuestros pensamientos, tal y como los conocemos.

Pieter Balling. Hei Lichi op dde Kandelaar, fragmentos de los epígrafes 1 y 7 del opúsculo (1662)

Web en construcción por traslado de servidor. disculpa las molestias.

Análisis

No se encontraron resultados

La página solicitada no pudo encontrarse. Trate de perfeccionar su búsqueda o utilice la navegación para localizar la entrada.

Opinión

No se encontraron resultados

La página solicitada no pudo encontrarse. Trate de perfeccionar su búsqueda o utilice la navegación para localizar la entrada.

Prensa

No se encontraron resultados

La página solicitada no pudo encontrarse. Trate de perfeccionar su búsqueda o utilice la navegación para localizar la entrada.

Programa: La línea

No se encontraron resultados

La página solicitada no pudo encontrarse. Trate de perfeccionar su búsqueda o utilice la navegación para localizar la entrada.

Contacta

1 + 14 =