Las cosas no son por las palabras, sino las palabras por las cosas. De suerte que, si las cosas, fueran bien y convenientemente entendidas por las palabras, eso debería suceder gracias a aquellos que fueran capaces de exponer las cosas mismas a quienes vinieran a ellos. Y por eso sería suficiente servirse de ellas para dar a conocer a otros nuestros pensamientos, tal y como los conocemos.

Pieter Balling. Hei Lichi op dde Kandelaar, fragmentos de los epígrafes 1 y 7 del opúsculo (1662)

Entradas

Hackear la política: Parte 1

La Vieja Política Desde hace 2 años hemos escuchado como los medios de comunicación, y algunos partidos, nos han hablado sobre nueva y vieja política, y al final, nos han sometido a un nivel de ruido que ha desdibujando el significado de ambos términos. Es por ello,...

leer más

El buen gobierno y el mal gobierno

El buen gobierno y el mal gobierno, características y diferencias. A raíz del estudio “World Bank” (1992) del Banco Mundial sobre la crisis y el crecimiento sostenido en el África Subsahariana y la importancia de “el buen gobierno” (good governance)  se populariza...

leer más

Las vacaciones en verano, el reto para Pymes y Autonomos

Las vacaciones en verano. Tanto si eres Freelance, como Autónomo o Pyme, las vacaciones suponen un reto, reto que se puede superar con estos consejos: Ya en junio abundan cada vez los anuncios de vacaciones, viajes caribeños, y las imágenes de playas llenas de gente...

leer más

Escaños en un soplo. Poselectoral

Ayer se celebraron es España por primera vez en mucho tiempo unas elecciones donde no se sabía que iba a pasar con un PP que previsiblemente sería la fuerza más votada, pero con la dudada de cuanto iba a perder y con un Podemos y PSOE disputándose la segunda posición...

leer más

Contacta

10 + 13 =