El racismo en España a base de decreto

Desde siempre la derecha de este país ha intentado culpar de todos los males de este país a los extranjeros, siempre, con la demagogia, las medias verdades o la mentira directamente.

Al principio la misma derecha aplaudía que vinieran los extranjeros, pues venían a buscar un medio de supervivencia digno, hecho el cual aprovechó gran parte de la clase empresarial de este país para mantener y bajar los sueldos de la clase trabajadora, ya que sabían que gozaban de un ejercito laboral de reserva, los extranjeros dispuesto a trabajar en peores condiciones por menos dinero.

En los sitios donde gobierna el partido popular desde hace años, sino décadas venimos escuchando que los extranjeros saturan la sanidad pública, argumento alentado por el PP, claro esta. Cuando los datos oficiales es que van menos de media que los españoles y lo que pasa en verdad es que el Partido Popular empeoraba el servicio para introducir en la sociedad que la privatización era necesaria al mismo tiempo que creaba un odio hacia los extranjeros para fijar en ellos el descontento y conseguir sus fines.

Muchas veces se escucha hoy en día que vienen a quitarnos nuestro trabajo, cuando hoy se van más que vienen, pero el trabajo no es nuestro, ni de nadie, es trabajo, un medio para ganarse la vida por el cual una persona usa sus conocimientos o aptitudes para generar valor y tener una retribución a cambio y poder vivir. ¿O es que no todos tenemos el derecho a buscarnos la vida?. Lo más curioso es que los que más alientan el discurso de que viene a quitarnos el trabajo son los que iban a buscarlos a su país de origen para contratarlos de forma ilegal, dirigentes del PP y España 2000 así como reconocidos empresarios (por su explotación sobre trabajadores y fraudes) de la CEOE.

Desde que llego Rajoy al gobierno no ha hecho más que recortar y de tanto en cuando para despistar cargar contra ellos, primero con el paro, después con trabajas para renovar papeles y ahora quitando el derecho a la sanidad, haciéndoles pagar a cada uno 710 Euros al año (59€ al mes, el doble los mayores), si no, que se mueran y eso tiene nombre racismo.

Había una campaña de Juventudes Socialistas de Carbonera por la cual animaban a la gente a enviar cada uno 10€ a la ministra de sanidad, lo necesario para cubrir el supuesto coste de la sanidad de los inmigrantes, 10€ por persona al año.

Pero a mí me queda una duda pese a ser inmigrantes ilegales ¿No pagan impuestos? cada vez que compran algo, que consumen o ¿Es que son especiales y cuando compran o consumen pagan sin los impuestos que pagamos todos?

Nuestra constitución consagra el derecho a la vida, al honor y a la integridad, así como la carta de los derechos humanos. Este timo de medidas no atentan solo contra el derecho a la sanidad sino que también contra el derecho a ala vida, a la integridad y al honor por perseguir, y despreciar a gente que solo quiere vivir y que no ha hecho otra cosa que ponerse enferma como hacemos todos alguna vez, como si eso, si lo hacen ellos fuera delito.

Es por eso que me opongo a estas medidas que buscan criminalizar a quien es de otra porte porque supone una violación no solo de la constitución, si no también de los derechos humanos porque, al fin y al cabo, todos somos humanos. Aunque algunos dirigentes, como el presidente del gobierno Mariano Rajoy y su gobierno en general, parezcan monstruos al implantar el racismo a base de decreto.

Deja un comentario